viernes, 4 de mayo de 2018

Puede parecer que la vida es larga y dura como la polla de un obseso, sobre todo cuando da golpes sin parar y la angustia te asfixia y no respiras pero al final, la vida es corta como el suspiro que da el ahorcado cuando le pasan la soga por el cuello en pleno patíbulo a la vista de la gente. La gente no suele sentir nada por ti, no hagas caso a esos políticos y amiguetes que te ayudan: no te ayudan en realidad. Yo soy partidario de la libertad individual y que cada uno se busque las habichuelas como pueda, que es la realidad más cruda y contundente que he comprobado en mis carnes toda la vida. Hay solidaridad, tampoco me engaño, pero la solidaridad, con el paso del tiempo se diluye en darte de comer pero no darte cariño. Y no solo de pan vive el hombre. Ya sé que muchos dirán al leer esto que vivimos en el siglo XXI, que hay oneges y todo eso pero a mí no me vale eso. Por una persona de corazón que hay en la vida te encuentras cincuenta hijos de puta que te la amargan. Esta ley se cumple con el rigor de un hacha sobre el delicado cuello de un condenado a muerte. Y los hombres de la edad media son los mismos de hoy en día. A mí que no me vengan que un narco tiene sensibilidad de nada y que un jefe hijo puta al que le gusta el dinero tiene sensibilidad: es igualito en muchas ocasiones o peor que en la Edad Media. Por que en la Edad Media todo el mundo creía en Dios y ahora no cree nadie en nada y mienten como bellacos pues les da lo mismo meterte una bola como un camión para venderte una moto que joderte a palos o a droga para conseguir pasta. Si tu hijo prueba un día una pastillita que le da un señor para que se divierta en una discoteca puede estar ese hijo puta labrando la ruina de tu hijo para siempre. Y eso pasa. Vaya que pasa. Y eso es peor que una hoguera de la Edad Media pues tu hijo, a lo mejor, va a sufrir ya para toda la vida.
Y no digo más que la naturaleza humana es la misma en todo lugar y en todo tiempo y que no nos engañen con los tiempos pasados o que en cierto sitio la gente es muy maja o que hay mucha gente de no sé qué partido político que tiene unos ideales muy ideales. Es todo mentira. Me da igual un hijo puta de izquierdas que de derechas. Van a lo mismo: a joderte vivo pero los de izquierdas lo disfrazan de apoyo al obrero. Y una polla el apoyo al obrero. Van a sentarse en un apoltrona y a hacer lo que hizo Stalin o peor. Y luego viene la ruina propiciada por todas las izquierdas del mundo y luego te agarras al bolo.

Esta noche llego tarde/ que el asno se me perdió/ si sientes pisás de burro/ no te asustes que soy yo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario