martes, 12 de mayo de 2015

Ya me he leído "Dos días de septiembre" de Caballero Bonald. Parece esta novela deudora de libros como "La colmena" en que hay una concentración temporal en unos días, como dice el título. Sin embargo, en "Dos días de septiembre" hay flash backs al pasado para explicar el presente. Sobre todo de un personaje que se queda sin nada al vender su tío todas las propiedades. Este personaje está mentalmente desquiciado, depresivo. Por otro lado, el vino domina toda la novela. Se trata de una ciudad del sur de Andalucía llena de bodegas y de viñas. Las labores de la vendimia lo ocupan todo y los señoritos y sus juergas ocupan también un buen espacio en la novela. Me ha gustado la recreación de la ciudad, la descripción de los ambientes y la sutil psicología de los personajes.
"La dolorosa, maritirizante obsesión de buscar una salida, el pensamiento mordiéndose la cola, la atrofia ganando terreno. Empezó a sentirse desplazado hacia una serie de absurdos comportamientos mentales". Es el análisis que hace del único personaje que se pueda llamar protagonista en la novela, junto con el Guita, el cantaor de flamenco. es una historia de fracasados y de poderosos que no se inmutan ante la desgracia de los débiles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario