miércoles, 27 de enero de 2016

No os hacéis una idea los que leéis este blog lo que significa para un enfermo mental que en su vida haya inestabilidad emocional por culpa de las personas que le rodean,  por culpa de situaciones que a los demás les parecerían normales o por cualquier tema que pueda afectar al ánimo. Lo que estas situaciones, para una persona normal le duran un cuarto de hora de estar nervioso, para un enfermo significa estar todo el día con los nervios en tensión.
Te tumbas pero no estás relajado, tu mente va de un lado a otro o está fija en una idea obsesivamente. Te vas a dar un paseo durante el cual y al volver no has parado de rumiar y rumiar la misma idea que te tiene obsesionado.
Coges manía a la gente, a las cosas, a las situaciones, a la tele, a  los amigos, a los familiares por temas tan absurdos que cuando pasan te preguntas, ¿y por qué yo estuve así? No lo entiendes pero te pasa y lo pasas mal. Intentas comportarte como una persona normal y que no se te note pero por dentro una red de pensamientos absurdos van y vienen y no te dejan parar. Lo pasas muy mal y es que la gente ni se da cuenta. Es porque mi cerebro funciona mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario